Todos encarnamos diferentes arquetipos y hay tres que en la magia ponemos especial foco en trascender porque nos alejan de nuestros propósitos: La Víctima, El Salvador y El Verdugo. También hay otros que nos ayudan a evolucionar, como El Sacerdote, El Observador, El Alquimista y, por supuesto, El Mago. Uno de los caminos que proponemos en la escuela es aprender herramientas con las que trascender los arquetipos que no deseamos e integrar otros, que podamos usar a conciencia dependiendo el momento de nuestra existencia.

El Oráculo Diamante, creado por Miguel Valls en base a su Calendario 11/33, nos propone un abanico de 33 arquetipos que nos permiten hacer magia.

EL CALENDARIO 11/33

El Calendario 11/33 nos permite encarnar los ciclos divinos, vivir nuestro tiempo conscientemente y ser nosotros quienes elegimos lo que hay en él y cómo se va a expresar en nuestra vida. En lugar de ser únicamente objetos del tiempo en el que vivimos, somos los sujetos que lo programamos y decidimos lo que hay en él.

Desarrollado por Miguel Valls, este juego de cartas basado en la estructura del Calendario Diamante 11/33 es una herramienta que permite dos usos principales: el oracular y el ritual. Compuesto por 13 cartas de ciclos y 33 de arquetipos, el Oráculo Diamante nos permite realizar diferentes tiradas que nos ayuden a comprender nuestro psiquismo y leer nuestra realidad y, a su vez, nos da la posibilidad de utilizarlas en rituales para alcanzar nuestros propósitos.